Saint-Lunaire

Antiguo pueblo de pescadores y profundamente marcado por su pasado marítimo, Saint-Lunaire presenta todos los encantos de localidad turística familiar. ¡Del antiguo casco urbano y sus casas de pescadores a las lujosas villas de la época de los balnearios, venga a descubrir las múltiples facetas de Saint-Lunaire!

El bulevar de la playa recuerda los largos viajes al Cabo de Hornos con sus suntuosas casas de los capitanes. El interior y sus antiguos «pueblos», típicamente bretones, reúnen todavía las viviendas de los pescadores de Terranova.

Edificio catalogado como Monumento Histórico, la vieja iglesia románica, cautivará a los amantes de la historia. Muy cerca de allí, el antiguo centro urbano y sus estrechas callejuelas, encantarán a los paseantes. Saint-Lunaire conserva numerosos vestigios de su historia turística como el Grand Hôtel, que domina la Gran playa y que impresiona con su imponente arquitectura.

El senderista podrá disfrutar del sendero litoral GR 34 en la Pointe du Nick, propiedad del Conservatorio del Litoral, que alberga una fauna y una flora poco común. Visita obligada del municipio es la Pointe du Décollé y sus villas de estilo ecléctico, que ofrece unas vistas de 360º que cortan la respiración de la Bahía de Saint-Malo, la ciudad corsaria hasta el Cabo Fréhel.

Para los más deportistas, Saint-Lunaire dispone de equipamientos de ocio que permiten combinar el placer y la alegría del deporte – vela, surf, tenis. Las 4 playas están vigiladas durante el verano y tienen la clasificación Bandera Azul, lo que cautivará a los amantes del relax y a las familias.