Saint-Briac-sur-Mer

Enormemente marcado por su pasado marítimo, Saint-Briac ha sabido combinar el encanto de un antiguo pueblo de marineros con el de una localidad turística. Este pequeño puerto, que ha visto nacer numerosos cap horniers, guarda en las estrechas callejuelas de su iglesia un testimonio arquitectónico importante de su historia relacionada con el mar. Las callejuelas adoquinadas del centro albergan casas de armadores de granito y viviendas de marineros hechas con piedras de la región. A la vuelta del callejón des Ruettes descubrirás un campanario con balaustres único en Alta Bretaña.

El frente marítimo con sus playas resguardadas y puntas rocosas escarpadas, sabrá deleitar a pequeños y grandes, a los amantes del mar abierto o del relax en familia. Al borde del acantilado, las villas de la época balnearia del bulevar de la Mer, vigilan con orgullo la bahía expuesta al sur, mientras que las casetas de baño de la playa de la Salinette bordean la península de Nessay. La distinta exposición de una playa u otra le permitirá disfrutar de los placeres del agua en cualquier momento del día.

Las playas de Port-Hue y de la Salinette son vigiladas durante la temporada de verano para mayor disfrute de los pequeños.

Vela, surf, kayak, pádel surf… ¡las aguas de Saint-Briac son el campo de juego ideal para los amantes de los deportes náuticos!

¡Siga el camino de los Pintores que conduce al sendero de los aduaneros! ¡Tome aire fresco en las calas de los acantilados y admire estos paisajes que inspiraron a grandes pintores! ¡De la punta de la Garde Guérin, que alberga una fauna y una flora protegida, a la península de Perron y su extraordinario tómbolo, comprenderá porqué Saint-Briac fue la inagotable fuente de inspiración de los impresionistas! Todavía hoy son numerosos los pintores aficionados o profesionales que colocan su caballete al borde del acantilado.

El campo de golf, asentado a lo largo de la costa protegida, es históricamente el segundo campo de golf nacido en Francia y uno de los más hermosos al borde del mar. Puede verse el mar desde cada uno de los 18 agujeros de este fabuloso golf que acoge desde siempre numerosos torneos nacionales e internacionales.