Pleurtuit

La ciudad de Pleurtuit cuenta con 5 km de frente marítimo del río Rance. Gracias al GR 34 podrá conocer fácilmente unos parajes excepcionales.

Mientras que con marea baja quedan al descubierto vastas estensiones de terreno, con marea alta el estuario del río Rance recuerda a un brazo de mar.

Además de los magníficos paisajes que cambian con cada estación y con cada marea, las orillas del Rance ofrecen una naturaleza exuberante y protegida.

El observador atento podrá ver numerosas especies animales y vegetales que quizás solo se encuentran en estos parajes.

El pico de Cancaval ofrece magníficas vistas de la ría y la presa. Este lugar de ambientación mediterránea invita a pasear y a avistar pájaros. No dude en seguir el sendero costero y llegar hasta la punta.

Dos estanques, a los que se puede llegar por dos caminos conocidos como «el molino nuevo» o «el Dick», se despliegan en casi 4 hectáreas de agua. Una pasarela permite visitarlos fácilmente. Un camino permite desviarse y descubrir un sotobosque ideal para dar un paseo escuchando el canto de los pájaros. Es un paseo ideal para hacerlo en familia. Los estanques del Moulin Neuf son también un lugar de pesca apreciado.

El Frémur es el río que separa los departamentos de Ille et Vilaine y de Côtes d’Armor. Ofrece paisajes muy diferentes de los del río Rance. Las presas que salpican su curso crean estanques ideales para pasear.

El palacete de Montmarin es el único palacete que se encuentra en la orilla izquierda del río Rance. Sus jardines, catalogados como «Jardines destacados», son visita obligada. Indispensable joya del palacete, ofrecen un paseo inédito a través de los siglos, los oficios y las pasiones de las familias que han paseado por allí.

Las antiguas granjas nobles son la prueba del extraordinario pasado agrícola del municipio y de la prosperidad de la región en la época de los corsarios.

En su recorrido por el territorio de Pleurtuit, inevitablemente, se cruzará con numerosas aldeas formadas por longères, hábitat tradicional de la campiña bretona.

En algunas de ellas, las más importantes, se encuentran viviendas más opulentas, granjas nobles o pequeñas casas solariegas.