Lancieux

Pueblo turístico lleno de encanto situado en plena Costa Esmeralda, Lancieux, con sus 8 playas de arena fina, es una exquisita mezcla entre un pueblo y un centro turístico de Bretaña.

Desde mediados del siglo XIX, Lancieux, al igual que el conjunto de la Costa Esmeralda, se beneficia del auge de los baños de mar. A partir de entonces, el turismo no ha dejado de crecer en el municipio y se ha convertido, con el paso de los años, en una localidad turística familiar propicia para descansar y relajarse.

Entre el río y el mar, Lancieux muestra una amplia variedad de paisajes y un magnífico entorno natural protegido. El entorno natural del montículo Corlieu, propiedad del Conservatorio del Litoral, posee una diversidad asombrosa. Acantilado rocoso, dunas, jardines dunares, matorrales, plantaciones de bosques… otros tantos medios naturales que han permitido el desarrollo de una fauna y de una flora muy diversificada. En este espacio dunar pueden verse 14 especies de orquídeas distintas así como especies de paseriformes muy poco comunes.

Además del GR 34, son numerosos los senderos que surcan la localidad y permiten que tanto los principiantes como los iniciados puedan descubrir o redescubrir la riqueza de la fauna y flora de nuestro territorio.

Los amantes de la naturaleza encontrarán aquí su paraíso: Golf, senderismo, windsurf, catamaranes, kite surf, kayak, carro a vela… En Lancieux, pueden practicarse prácticamente todos los deportes náuticos. Para los amantes de las sensaciones, Lancieux es un destino ineludible.