Beaussais-sur-Mer

En la intersección de las playas de Costa Esmeralda, Beaussais-sur-Mer nació de la unión de Ploubalay, Trégon y Plessix Balisson y ocupa una ubicación privilegiada entre el mar, los estanques y los bosques.

Pequeños pueblos típicos para disfrutar de hermosos paseos en un interior boscoso, rico por su red de pequeños caminos y su construcción de antiguas casas de piedra.

Los pólderes de Ploubalay de la bahía de Lancieux, clasificada como zona natural de interés ecológico, faunístico y florístico fueron creados por los monjes benedictinos de la abadía de Saint-Jacut.

Además de la agricultura, también se dedicaban a la salicultura, actividad muy presente en la zona Lancieux-Ploubalay. En el siglo XVIII se podían contar 13 salinas en la bahía.

Los pólderes son también un lugar de parada migratoria a medio camino entre los países del norte y del sur. Se observan especies limícolas así como especies de currucas.

En su paseo por Trégon podrá contemplar el pórtico románico del siglo XII, registrado en el inventario complementario de Monumentos Históricos. Los megalitos dan fe de la presencia humana desde el neolítico: no lejos del Menhir de la Ville Goudier y del dolmen de la Ville-Tinguy, la alameda cubierta de la Hautière (catalogada como Monumentos Histórico) llamada «el sepulcro» mide 10 m de altura.

La iglesia de Saint Pierre, en pleno centro de Plessix-Balisson, ha conservado unas fuentes bautismales y una estatua de la virgen con el niño catalogadas como Monumentos Históricos. Su cercado parroquial es único en Costa Esmeralda. En su visita no deje de ver la pequeña capilla de Saint-Cadreuc y la Mansión de la Coudraie, antigua residencia señorial.

No olvide ver los Talleres de Artistas situados en pleno centro de Plessix-Balisson. Destinados a la creación artística, estos talleres son ofrecidos a artistas y artesanos para crear y exponer sus trabajos.